viernes, junio 25, 2010

Spring Gypsies: escrito en la noche

"Estoy tirado encima de una mochila de 20 kgs, cubierto con mi saco de dormir, en mitad de una callejuela de tiendas en Coma-Ruga, en una lluviosa noche, a la cual seguirá un lluvioso día, al cual seguirá otra lluviosa noche, o eso pronosticaba el tiempo. Ese es el único pronóstico medio fiable del viaje. Un viaje que comienza hoy, 14 de junio de 2010, día que termina con una sonrisa en los labios. No se dónde dormiré mañana ni me importa.

Solo se que me siento libre. Libre de las preocupaciones habituales, libre de ver los mismos paisajes día y noche, libre de mi ordenador, de mi cama, de la gente que me tortura con sus estupideces, libre de mi mismo, o al menos, de esa versión de mi mismo que había construido adaptándome a mi entorno. Aquí soy libre de vivir. Tengo comida, tengo un objetivo, tengo al loco de Jairo durmiendo en otro jodido saco, y se que aquí no me alcanzará la mierda habitual, aquí no pensaré que pierdo el tiempo, que no pasarán los días sin que me dejen un recuerdo perdurable en mi memoria.

La gente se preocupa por encontrar trabajo, encontrar pareja, encontrar amigos que no le traicionen, pero pocos se preocupan realmente por vivir. Veo el puto "cenicero del rock" que tengo delante, un vaso del que hemos bebido whisky del malo hace poco, y me parece precioso. Y lo es porque está aquí y mañana puede que ya no. ¿No consiste en eso la puta vida? Quien cree en lo constante se equivoca.

Y aquí estamos dos locos por vivir, viviendo la vida como debe ser. Completamente locos."

lunes, junio 21, 2010

Aviso póstumo: desactivado

Como dije en el anterior post, si no llegaba a tiempo, leeríais por aquí que estoy muerto.

Pues no, sigo vivo, niños y niñas. Después de dos días de dormir en la intemperie, no saber donde iba a estar en dos horas, vérmelas con el tiempo y los bichos y los conductores implacables que pasaban sin mirarnos... después de pasar cuatro días en Valencia y Turís y pegarme la mayor fumada de mi historia...

He decidido que la vida es demasiado corta, que no voy a estar en Barcelona para siempre, y que no quiero seguir sabiendo donde voy a estar dentro de dos horas. Así que voy a vivir, vivir, vivir. Como si no hubiese mañana.

Y ahora, me piro. ¿A dónde? ¡QUÉ MÁS DA!

lunes, junio 14, 2010

Spring Gypsies

Hoy es el día.

Este viernes hay un concierto de Gypsy Casino en Valencia. Una excusa como cualquier otra para coger y largarse haciendo autostop hasta allí.

Los creadores de Thirty October nos largamos con el rock en las venas. Volvemos el 22 de junio. Hay un post programado para ese día que dice "si leéis esto, es que estoy muerto". Tal vez no lo leáis nunca. O tal vez sí.

¡Y nada volverá a ser lo mismo!

domingo, junio 13, 2010

Fantasmas del futuro


Punchy, tras el funeral de su madre, descubre una anomalía en su testamento: dice que la herencia es a repartir entre dos hermanos... el problema es que él es hijo único.

Antes de que pueda siquiera pararse a meditar, su colega Reegard llega desde una semana después en el futuro para darle un aviso que podría decidir sus destinos.

Pero no es el único que viene del futuro.

Un cortometraje al estilo Mata-Mata & Lahostie Productions.

viernes, junio 04, 2010

¿Sabes de verdad lo que significa "te quiero"?


Estás en las fiestas de algún barrio. Es un parque muy grande y está lleno de gente. Los típicos con sus litronas, sus chupas, sus pintas de querer ir a cualquier concierto a emborracharse. Has venido con dos amigos y los colegas de uno de estos. No los conoces, tampoco has hablado con ellos, ni siquiera sabes cómo son sus caras.

Tienes un presentimiento, y al fondo llega un grupo de gente que te resulta familiar. Solo de una ojeada has reconocido a una de ellas. La verías a un kilómetro.

Hace mucho que os conocéis, pero ahora ya no os habláis. La historia es muy larga, solo sabes que el amor inmenso que sentías por ella se ha convertido en rencor. Y por eso, saludas a la gente de su alrededor pero ni la miras, y ella hace lo mismo. Solo os miráis de reojo, sin que el otro se de cuenta, sin cambiar la cara de desprecio que no puedes evitar poner.

Pero no dejas que te arruine la fiesta, y vas de un lado para otro, indiferente. Subes unas escaleras que llevan a una calle donde hay un bar para comprar tabaco. La ves bajando, y acercándose a un par de tíos. Pasas de largo. De repente olvidas que tenías que ir al bar y vuelves a bajar. Ves que ha intercambiado con ellos dos palabras y se ha empezado a liar con uno. Pasas por su lado y sueltas un "gilipollas".

Al seguir bajando, ves a uno de tus colegas, con cara de destroyer, que sube por las escaleras, buscándote, seguramente para impedir que hables con ella. No es tu padre, te dices. Miras hacia arriba y la ves a ella. Ahora camina sola, pensativa, con la mirada perdida. Reconoces esa expresión y sabes que lo está pasando mal. Sientes un impulso demasiado fuerte de preguntarle qué le pasa. Al fin y al cabo, la sigues queriendo. Te diriges hacia ella. Al principio, os miráis con desprecio. Después, le preguntas:

- ¿Qué te pasa?
- Nada. ¿Y a ti? - Te pregunta, haciéndose la dura, como siempre.
- ¿A mi? Nada.

Te ha calado. Lo sabes. Te atraviesa con esos bonitos ojos que tiene. Ha descubierto que no estás bien, incluso cuando tu pensabas que sí lo estabas. Miras al infinito, y ella te coge de la mano. Notas su tacto como si realmente estuviera ahí. Y lo echabas mucho de menos. La miras, aun sientes que te ha fallado, que todo fue una mentira, que nunca estuvo ahí cuando la necesitabas. Pero ahora, en este momento, está. Y te hace una sola pregunta.

- ¿Sabes de verdad lo que significa "te quiero"?
- ... ¿Qué?


Te despiertas. Te levantas del sofá, te vas a tu habitación, y te pasas un buen rato preguntándote el significado del sueño. Tu subconsciente te está diciendo algo. Pero no sabes qué.

Lo olvidas, te vas por ahí con un colega, y a la vuelta, te respondes a ti mismo. La frase llega sola.

Decir "te quiero" es una responsabilidad.

¿Qué quieres decir con eso?

Puede que al decir "te quiero", estés aceptando que alguien se ha vuelto importante para ti. Pero también estás, en realidad, diciéndole que puede contar contigo, que le vas a dar importancia, que es "uno de los privilegiados", que te ha despertado un amor (sea del grado que sea) que va a hacer que no lo/la olvides en dos días. Que esperas pasar más tiempo con esa persona, y poder compartir alegrias, penas, pero sobretodo, vivencias juntos. Esa persona, si te corresponde, espera algo de ti.

Y eso vale para amigos, familiares, novios, lo que sea. El amor es solo una puta cosa, puede ir unido a la atracción sexual o no, incluso le puedes meter mierda fantasiosa marca Disney y creerte que la otra persona es el amor de tu vida, cosa que le añadirá un plus a lo que sientes por esa persona que no será más que una paja mental. Pero decir "te quiero" no es relevante, tienes que demostrarlo.

Y si dices "te quiero" pero luego demuestras todo lo contrario, es mejor que no lo digas.

¿Sabes cuál es la verdad? Nunca sabrás qué quería decir la chica del sueño. Igual era algo totalmente estúpido. Pero has aprendido algo. Y la próxima vez que digas "te quiero", lo sentirás de verdad. Y la próxima vez que alguien te diga "te quiero", te esperarás a que te lo demuestre para asimilarlo.

Si el sueño termina esta noche, mañana os lo cuento.