viernes, julio 25, 2008

La Caza de la Gran Cobaya

[Publicado originalmente en Fotolog]

Tallers, 18 de julio, 20:00 aproximadamente.

Una cobaya se mete en un agujero de obra de la portería de al lado del Valhalla.

Empieza una odisea de 22 horas para sacar al conejo del agujero.

Johan, Matalascañas, Jackie, habituales de la plaza y la comunidad de vecinos de la portería 68 Bis en...

La Caza de la Gran Cobaya


Empecemos nuestra historia, que transcurre en el mismo lugar todo el rato (¡como Saw!).

Matalascañas y Johan se ponen a llamar a Jackie por el agujeraco a eso de las 10 de la noche del viernes 18. Johan escucha de repente un "¡cui!".

Johan: ¡Está ahí dentro! ¡Acabo de escucharlo!

Pasan varios vecinos, que nos ayudan a comprobar hasta dónde llega el agujero. No conecta con nada, sino que es un agujero de obra que hace zig zag pero termina no muy lejos, así que Johan empieza a meter mano en el orificio (como es su naturaleza). Pasan dos vecinas muy amables que nos prestan una linterna, un espejo doble y un móvil con flash. ¿Seguirá ahí el maldito Samyconejo? Johan hace una foto.

El cabrón sale posando.

Empiezan las metidas de mano hasta que nos cansamos, e intentamos pensar en una forma de que Jackie salga solo. Decidimos cantar "En una tribu cobaya".

Mtlc y Johan:
En uuuna tribu cobaya
cui, cui, cui
llena de... ¡cobayas!
cui, cui, cui
un cobaya se me acercó...
Mtlc: ¡Se me acercó, Jackie! ¡¡SE ME ACERCÓ!!!

No da resultado. Como ha quedado ilustrado, la cobaya es más lista que nosotros. Una vecina me comenta que en el badulaque de la esquina pueden tener algo que le guste. Me acerco, pero está cerrado. No pienso volver con las manos vacías. Y entonces, abrimos flashback...

2 de abril. Samy y Matalascañas se cuentan sus movidas en la hierba de Plaza Cataluña. La cobaya se mete en el bolsillo de Matalascañas.

Mtlc: ¿Qué coño es eso? ¡Ah, es tu conejo! 
Samy: Mmm, Maty, tienes mi conejo en el bolsillo. 
Mtlc: Muajaja.

La cobaya sale y se pone a comer la hierba. Pasa un yonqui al que le hace gracia el asunto y le da de comer más hierba.

Hierba...
Hierba...
¡Con la de hierro que tiene!
Hierba...

Mtlc: ¡Voy a Plaza Cat a por hierba!

Matalascañas corre después de varios meses sin hacerlo, y vuelve con un montón de hierba en los bolsillos, con la que hace un caminito para la cobaya. La cabrona se zampa lo de más adentro... pero no pasa de ahí.

Meten móviles con luz, aparece el Kasky y les presta el suyo. Johan se pira a las 12 y algo. Kasky se queda hasta las 2. Matalascañas se queda solo y desmoralizado.

Mtlc: Vamos, Jackie, hijo de puta... después de bailar juntos la yegua gris... de tomar el te... de aparecerte derrapando en patinete en mis sueños... ¿me haces esto?

Matalascañas, desesperado, le pide una birra a un chino que pasa por ahí. Se la bebe con la mirada perdida. Llaman Bu! y Yukino, en una superfiesta en Esplugues. Hay gente que sabe divertirse. A las 3 decide irse y encasqueta un pote de Dippas zampado por Samy y Tiffa esa tarde tapando el agujero. Si lo destapan, adiós cobaya. Mañana volverá a las 8 y la sacará de una puta vez. Si no... adiós, Jackie.

...

Llegan las 8 y Jackie sigue vivo y ahí metido, pero apenas se asoma. Pasan vecinos del día anterior, asombrados por la falta de sensatez de Matalascañas al seguir ahí. Vuelve Kasky, que no ha pasado a dormir por su casa todavía.

No sin cierto escepticismo, Matalascañas y Kasky dejan que un vecino les prepare una trampa para Jackies. Consiste en una caja con un agujero dando al hueco, con la comida puesta al final de la caja, que estará tapada. La idea no es mala, solo que no tenemos comida adecuada para el cobaya, y esa noche se ha hartado de hierba.


Las 10:30, aparece Johan.

Johan: ¡Juas juas! ¡Mirad qué pinzas de la barbacoa traigo!
Mtlc: ¡¡Ooooh, eres el puto!!

Las pinzas, que en un principio parecían un ataque superefectivo... les deja tan confusos que casi se hieren a sí mismos. Deciden esperar a que aparezca Samy, que supuestamente trae comida para la cobaya, pero se le olvida.

Samy: Va, tíos... dejad a la cobaya ya, vamos a la playa.

Kasky no se lo piensa dos veces. Matalascañas mira a Johan, esperando una señal. Si se van todos a la playa, él no se queda. Pero Johan y Matalascañas se entienden con la mirada.

Johan: Yo me quedo... esto es personal.

Matalascañas nota la furia de Johan, y siente como el desánimo desaparece.

Matalascañas: Nos quedamos.
Johan: Nos quedamos.

Son las 11 de la mañana del sábado 19, y Matalascañas y Johan empiezan de nuevo la lucha con renovadas fuerzas, y solos. Se vuelve a intentar lo de las pinzas de barbacoa, pero es inútil. El hueco parece demasiado largo...

Mtlc: Antes se iba asomando, pero era solo cuando no se escuchaba ni un ruido.
Johan: Pero a estas horas es chungo que no se escuche nada...

La cobaya sigue tan ricamente en la sombra, mientras el sol empieza a cubrir el portal 68 Bis del Carrer Tallers. No hay ni una nube en el cielo y el suelo empieza a quemar, amenazando los pieses de nuestros dos Jackbusters.

Johan saca su toalla y se la pone debajo. La deshidratación empieza a hacer mella.

Johan: ¿Sabes qué entraría ahora? Un Nestea.
Mtlc: Yo solo llevo 25 centimos...
Johan: Joder, necesito agua...
Mtlc: Aguaaaaa... Eh, mis abuelos viven aquí al lado.
Johan: ¿Y ahora lo dices? ¡Corre a por agua!
Mtlc: Vale, pero me tendré que quedar un rato, ¿eh?
Johan: Bueno, ¡pero corre!

Matalascañas no corre (porque va escaldado). Llega a la Ronda San Antonio y empieza a picar al timbre, pero no le oyen. Mira por el balcón y allí están, tomando el sol. Grita varias veces inútilmente. Por fin, consigue entrar.

Matalascañas se sienta cansado en el sofá mientras le cuenta a sus abuelos la odisea con el cobaya. Su abuelo saca una lata de Coca-Cola. Matalascañas se la bebe con triunfo apalancado.

Mtlc: Aaaah... (sonido refrescante)

Mientras tanto, Johan a pleno sol:

Johan: ¡Corre, Matatalascañas!

Mientras tanto, Matalascañas con la Coca-Cola:

Mtlc: Aaaaah...

Mientras tanto, Johan a pleno sol:

Johan: ¡¡¡Matalascañas, cabrón!!! ¡¡Ven ya!!!

Mientras tanto, Matalascañas sigue bebiendo:

Mtlc: Aaaah... Esto es gloria...

Johan: (a tota putensia) ¡¡¡¡¡¡Matalascañaaaaaaas!!!!!!

(un rayo de lucidez atraviesa la cabeza de Matalascañas).

Mtlc: ¡Eh, si yo venía a por agua! :D

Cinco minutos después (casi media hora desde que Matalascañas se fuera a por agua), Johan por fin puede refrescarse la garganta. Matalascañas llega con buenas noticias: tiene dinero.

Son casi las 14 horas del sábado y aparecen dos hechos mierda por la puerta de un Doner Kebab. Se piden dos Kebabs y unas patatuelas.

Johan: ¿Me puede poner un poco de lechuga aparte, por favor? Es para una cosa.

De vuelta al fatídico portal, Johan y Matalascañas saborean el triunfo (y un dhulicioso Kebab). Ya tienen con qué sacar a Jackie. Johan se pone en la esquina, al lado de la caja, y Matalascañas justo delante. Johan deja una ligera separación entre la pared y la caja para poder colar por ahí un cartón, y echa lechuga en la caja, cerca del agujero que da al orificio donde sigue nuestra “amada” cobaya metida y agustito en la sombra.


Johan: El plan es este, lo llamaremos... ¡LA PUERTA CHINA! La cobaya olerá la lechuga, que ahora está fresca, saldrá a comer y cuando tenga más de dos partes del cuerpo fuera... ¡zasca! Cierro el agujero con este cartón a modo de puerta, y entonces la cogemos.

Matalascañas ya se imagina al estúpido Jackie haciendo “cui cui” en la caja, intentando volver a entrar inútilmente mientras Johan y él ríen con soberbia. Sí, puede saborear el triunfo, casi se le cae la baba... pero solo se le está cayendo la salsa del Kebab en el pantalón, por lo que se dispone a limpiarse un poco.

Jackie se asoma.

Mtlc: ¡Ahí está... ahí está!
Johan: ¡Shhht!

La cobaya se acerca a la entrada. Los dos Jackbusters contienen la risa. Jackie se sigue asomando. Saca tres cuartas partes del cuerpo y entonces...

Mtlc: ¡¡¡¡AHORA!!!!

¡ZAS!

... El muy cabrón es rápido. Matalascañas y Johan lloran de rabia.

El truco se vuelve a intentar varias veces. Algunos vecinos por fin ven a la cobaya, constatando que no son solo dos putos locos que han perdido una apuesta. Empiezan a asombrarse de su falta de sensatez por seguir ahí dale que te pego. El problema es que entre intento e intento la cobaya se pasa un buen rato dentro, asustada. Pero el triunfo, ahora, parece inminente.

Matalascañas y Johan se relajan y empiezan a hablar de otros temas... que no vienen al caso. Johan se levanta una vez para ir a por más lechuga a otro Kebab. El tío del badulaque de delante observa con sorpresa como un chaval con pelacos de loco y manchas de salsa en el pantalón entra siete veces a por una botella de litro y medio de agua. Una de las veces en las que Jackie hace un amago de salir, a Matalascañas se le ocurre una idea.

Mtlc: Si el agujero hace zig zag... y Jackie se asoma hasta casi salir...

Un camarero de un bar de la plaza va con un cartón roñoso hacia la basura. Abre la tapa del container, y justo cuando va a tirarlo...

Mtlc: ¡¡Espere!!

Matalascañas le pide el cartón roñoso y el camarero se lo da estupefacto. Se va mientras Johan observa cómo su compañero rompe el cartón con forma de L.

Mtlc: Lo llamaremos... ¡LA TRAMPA DE LA L! La cobaya sacará todo su cuerpo en la última  esquina, y ya sabe de qué va la trampa de la puerta... pero lo que no sabe es que cuando intente volver escopeteada para dentro, ¡habrá otra compuerta que no le dejará entrar! ¡Muajaja!
Johan: ¡Grande!

Pero el cartoncito es demasiado flojo. Mtlc se acerca al badulaque a comprar unos palillos empaquetados justo del tamaño necesario para servir de puerta. Con el sol en su momento más jodido, Matalascañas se tumba en el portal con el brazo extendido para meter los palillos en el momento justo. La lechuga se empieza a secar.

Johan: Se asoma... ¡¡YA!!

Sí... Demonios, la trampa de la L tampoco funciona, sigue siendo demasiado rápida. Y para rematar, en el momento en el que más se acercan... pasa una guiri y señala a la cobaya extasiada.

Guiri hembra: Look!! Look!! It’s a (cobaya en inglés).

Jackie se caga de miedo y se mete para dentro.

Mtlc y Johan: ¡¡Mierda!! ¡¡¡Mierda!!!

Son casi las 17 horas del sábado. El duelo intelectual entre la cobaya y Matalascañas y Johan está en el momento más bajo. Uno de los dos bandos tiene que desmoralizarse antes que el otro... y Jackie por lo menos está en la sombrica.

Mtlc: Yo ya no puedo más tío... esto es una mierda.
Johan: Dentro de poco vendrán los de la plaza...
Mtlc: Y con tanto ruido, tardará un huevo en salir. Como se ponga el sol, ya la hemos cagado...

Matalascañas y Johan se vuelven a mirar como esa misma mañana a las 11. Les vuelve a pasar una misma idea por la cabeza. Esta vez, con fatídicas consecuencias.

Johan: Maty... ¿nos hacemos emos?

Johan, por suerte, recapacita. Se va a mear a un bar y deja a su compañero solo y abrasado por el calor. Matalascañas se mira los brazos, los tiene rojos. Aparecen las vecinas amables que les prestaron una linterna y un movil con flash el día anterior.

Vecina: Encara ets aquí? Pobret.
Mtlc: Si..
Vecina: Y no porteu crema solar? Ja que us veig amb la tovallola...
Mtlc: No, jo no tenia pensat anar a la platja...
Vecina: Ai... heu de ser molt amics de la noia per passar-vos aquí tot el día per treure l’animaló.
Mtlc: Mmm... bueno, ell és el novio i tindrà recompensa, jo en canvi...!

Las vecinas se ríen. Matalascañas, con dolor de cabeza, lo hace con desgana. Vuelve Johan, que se sienta en su lugar de vigilancia, al lado de la caja. Una de las vecinas vuelve a bajar... ¡con crema para el sol y un helado!

Vecina: Té, perque no et cremis. I la teva recompensa.

A Matalascañas le brillan los ojitos. Se pone crema, da las gracias bastantes veces, y abre el helado triunfal, dispuesto a zampárselo.

Johan: Joer, podría haber traido otro. Dame un muerdo.

Johan le pega un bocao.

Mtlc: Eh, un momento... si esta es mi recompensa y acabo de compartirla contigo...
Johan: Mmmm... ¿Eres precoz?
Mtlc: Nnno.
Johan: Entonces no hay trato.
Mtlc: ¡¡Soy precoz, soy precoz!!

No cuela. Las 17:30 y empiezan a llegar los habituales de la plaza. Muchos les miran con cara de “estáis locos”. Deben estarlo. Jackie, después de varios intentos, con tanto ruido, ya no se asoma. Varias personas de la plaza intentan sacarlo a su manera, sin éxito.

...

¡¡Y entonces, llega la esperanza!!

Son las 18h. Matalascañas y Johan tienen a la cobaya entre sus manos. Saltan y ríen y se abrazan y cantan “We are the champions” mientras con cara de enloquecidos muestran a Jackie a todo Dios que les ha visto intentar rescatar al animalejo.


Probablemente, el mayor triunfo de sus vidas. Pero... ¿cómo ha salido la cobaya del agujero?

¡Tendréis que adivinarlo!:

A) La cobaya ha salido sola por la pena que le hemos dado con nuestros ojitos tiernos.
B) Johan se ha cabreado, ha cogido una manguera y ha rociado el agujero con ella, con lo cual la cobaya ha salido, medio ahogada, pero ha salido.
C) Samy ha aparecido después de numerosas llamadas para ver si había novedades, ha dicho “Jackie, sal” y la cobaya va y sale.
D) Ha aparecido Chuck Norris, que de una patada giratoria ha abierto el boquete y ha sacado a Jackie, no sin antes recordarnos que los ojos de un ranger siempre están vigilantes.
E) Iván, un chaval de la plaza con los brazos muy delgados, los ha metido hasta el fondo y en el segundo intento lo ha sacado. Le honraremos de por vida.
F) Lo hizo un mago.
G) Todo era un sueño, en realidad Matalascañas se había dormido mientras estudiaba física y química para un examen de cuarto de ESO y en ese instante había soñado los tres años siguientes. Llega tarde a su clase y la Marisa le mira con la habitual cara de odio mientras el abogado se rie desde su sitio.
H) Aparece una bola smash, Matalascañas la rompe, pulsa B y utiliza su ataque Smash Final: Hipersangría, que es superefectivo y saca a Jackie del agujero... solo para estamparlo contra el borde de la pantalla. Se acaba el combate y en la pantalla de selección de personajes del Smash aparece Jackie (algún día haré un montaje con esto).
I) Johan y Matalascañas han practicado la fusión y con el ataque kamikaze del superfantasma han petado la pared para sacar a la cobaya.
J) No ha salido porque nunca ha entrado, toda esta historia es... mentira. Pero una mentira entretenida.

La solución queda en vuestra imaginación...

Samy: ... y entonces aparece Iván y lo saca a la segunda ÒoÓ
Mtlc: ¡¡¡¡Eh, no expliques el final!!!!

Pues sí. Eso.

Epílogo:

Matalascañas y Johan cantan “We are the champions” por todo Tallers. Johan lleva la cobaya en la mano y la sacude hacia arriba y hacia abajo. Una chica los mira asustada.

Chica: ¿La váis a sacrificar?
Mtlc y Johan: ¡¡Puede!!
Chica: Ay, pobrecilla...
Mtlc y Johan: ¿¿¡¡Pobrecilla!!?? ¿¿¿¡¡¡POBRECILLA!!!??? (gritos ininteligibles).


La muchacha se larga asustada. Con los ojos desencajados y expresión de locura triunfal, Johan y Matalascañas se alejan del plano mientras un círculo se cierra sobre ellos. La cobaya guiña el ojo hacia la cámara. El circulito se cierra del todo.

ENDUT!

Bonus time: En un universo alternativo distópico, Johan escribe un biopic de la historia... y Hollywood se entera.

No hay comentarios: