viernes, octubre 29, 2010

The Walking Dead: Días pasados








The Walking Dead (Los Muertos Vivientes) es, indiscutiblemente, uno de los mejores cómics que se publican en la actualidad. Creado y escrito por Robert Kirkman (autor también de Invencible para Image Comics y guionista durante una temporada de Ultimate X-Men, Marvel Team-Up y Marvel Zombies para Marvel) y dibujado durante el primer tomo por Tony Moore (Battle Pope, también junto a Robert Kirkman) y a partir del segundo tomo por Charlie Adlard (Judge Dredd, Expediente X), ha alcanzado desde 2003 la friolera de 78 números (13 tomos recopilatorios) y ha dejado con la boca abierta a miles de lectores desde entonces.

La historia gira en torno a Rick Grimes, un policía de un pequeño pueblo de Kentucky que acaba en coma tras un tiroteo y despierta en un mundo plagado por zombies en el que la sociedad se ha ido al traste por completo.

Tras un comienzo tan poco original se esconde una historia de supervivencia continuada (como lo define Robert Kirkman, "una película de zombies en la que no tienes que preguntarte qué pasará después de los créditos, lo verás") en la que todo puede pasar: un personaje del que te has encariñado puede morir en la siguiente página, alguien a quien creias bueno y decente se puede convertir en un monstruo con el objetivo de sobrevivir, en cualquier momento puede surgir un nuevo peligro (y no tiene por qué tratarse precisamente de un muerto viviente).

Tyreese, Lori, Rick, Carl, Michonne y Glenn,
no muy alegres arriba y no muy vivos abajo.

Kirkman narra con absoluta crudeza y libertad creativa las andanzas de unos personajes que pueden convertirse en cualquier momento en carnaza, devorando sin piedad los fundamentos que damos por sentados en nuestra acomodada sociedad y destrozando los valores morales que no sirven de nada en un mundo donde prima la supervivencia de los tuyos (y entiéndase por tuyos la gente amable que no te quiere pegar un tiro en la cabeza) frente a los que sobreviven mandando a paseo alegremente cualquier valor ético.

Después de ganar el Premio Eisner a la mejor serie continuada este mismo año en la Comic Con de San Diego, su siguiente logro será el estreno de la serie de televisión homónima, que se emitirá este domingo 31 de octubre en la cadena norteamericana AMC y llegará solo cinco días después, el 5 de noviembre, a Fox España.

La temporada planeada, de seis capítulos de aproximadamente hora y media, cuenta con la dirección de Frank Darabont en su piloto (Cadena perpetua, La milla verde) y un guión del propio Kirkman en el cuarto episodio. Se dice que adaptará, de forma extendida y con algunos cambios (aprobados por Kirkman), los tres primeros tomos (18 números) del cómic original.

Como suele pasar en esta era de la información y el trapicheo de series, se ha filtrado en la red una versión previa del piloto de The Walking Dead que he tenido el placer de ver y que analizaremos a continuación. Al ser preliminar es posible que cambien cosas, más allá de algunos detalles de montaje y efectos, como puede ser la eliminación de alguna escena o el añadido de otra. Por tanto, aun quedan sorpresas para este Halloween.

(Esta reseña contiene SPOILERS del piloto y del primer tomo de Los Muertos Vivientes)

Para los no iniciados en el cómic, este piloto presenta todo lo que necesitan saber sobre lo que se van a encontrar en la serie: sorpresas, escenas desagradables, algún que otro susto y situaciones políticamente incorrectas, pero sobretodo desarrollo de personajes y evolución de los mismos. Parece que profundidad no va a faltar en cada uno de los actores de este drama con zombies, que son perfectamente reconocibles, tanto visible como psicológicamente: Rick, Shane, Morgan y Duane, los personajes principales del primer capítulo, son los mismos que en el cómic. Quizás el menos parecido físicamente es el propio Rick, que cumple perfectamente en cuanto a personalidad. Así que los fans del cómic no tienen nada de qué preocuparse.

 No, definitivamente, no parece recomendable abrir esa puerta, aunque estudiaras en Opening.

La fidelidad con respecto al origen del cómic es también algo a tener en cuenta. Estamos hablando de algo al nivel de lo que fue la adaptación de Watchmen respecto al cómic, sin llegar a calcar viñetas y conversaciones pero sí manteniendo la historia y el desarrollo. En el caso de la serie que nos ocupa, con el punto a favor de que expande en vez de contraer lo mostrado en el medio original y sin caer en efectos burdos y falta de ritmo. Una película no habría sido el mejor medio para adaptar Los Muertos Vivientes, pero el formato serie le viene que ni pintado.

El episodio empieza con un cold open (apertura en frío, es decir, escena antes de los créditos que sirve para llamar la atención) en el que vemos a Rick buscando gasolina para su coche patrulla. Al hacerlo ve a una niña de espaldas con un peluche en la mano. Se dirige a ella diciéndole que no tenga miedo, y al girarse ésta, descubrimos que es un muerto viviente. Se acerca hacia él acelerando el ritmo cada vez más, hasta que Rick se ve obligado a disparar en la cabeza a la niña, que cae al suelo fulminada, tirando el peluche. Rick mira conmocionado lo que ha hecho y comienzan los créditos. Si eso no es una declaración de intenciones, no se qué lo será.

 Un coche que funcionase con energía solar nos evitaría estos disgustos, pero así está el mundo.

Preparando a los espectadores para la clase de cosas horribles que van a ver, volvemos atrás en el tiempo, a cuando todo era normal y Rick y Shane, dos policias de su pequeño pueblo, hablan desenfadadamente en el coche patrulla, hasta que reciben un aviso para organizar una redada a un coche fugado, en la que tendrá lugar el disparo que dejará a Rick en coma. Rick se levanta en el hospital meses después, solo, para descubrir que las cosas pintan muy mal.

A diferencia del cómic, solo se encuentra cadáveres, y no llega a ver ningún muerto viviente hasta salir del todo del hospital. Las puertas del comedor del hospital llevan escritas "Don't open, dead inside", como si hubiéramos llegado tarde a una lucha entre caminantes y humanos que no acabó bien. Estamos al final de la "película de zombies", y esto no ha hecho más que empezar.

El primer medio de transporte que encuentra es una bici, cuya dueña ahora es un cadáver que jadea agonizante en el suelo, sin poder moverse para conseguir comida (ya sabéis, rica carne humana). Con ésta llega a su antigua casa, donde no encuentra, como era de esperar, a su familia. Al salir al porche, pronto es atacado por el pequeño Duane con un golpe de pala en la cabeza, creyendo que Rick es otro zombie. Morgan, su padre, le hace darse cuenta de su error y lo llevan para dentro. Estos dos personajes le informarán un poco de cómo está el tema hoy en día y lo duro que es sobrevivir en estas condiciones, hecho a lo que Rick deberá acostumbrarse poco a poco.

 Oh, engañoso efecto de mujer montada en bici: en el suelo ya no parece tan atractiva.

Para no seguir resumiendo el capítulo sin más, lo dejaremos en que Rick decide viajar a Atlanta con la esperanza de encontrarse con su mujer e hijo, con los medios disponibles, tras pasar por la comisaría del pueblo. Al llegar a Atlanta tiene lugar la escena más impactante del capítulo, y nos dejan con un continuará y buen sabor de boca.

Hecha esta primera travesía con Rick, a destacar varios aspectos que en el cómic no salían pero aquí sí aparecen: Morgan y Duane, al principio, desconfían de Rick, estableciendo por adelantado la tensión que mantienen los propios humanos entre sí en un mundo donde los enemigos deberían ser otros, y le añaden a Morgan la historia de su mujer, haciéndole tomar una dura decisión al final, mostrando ya el drama humano que veremos a lo largo de la serie desde el primer episodio. Con esto han mejorado los primeros y torpes (entendiblemente) pasos de Kirkman en los primeros números de The Walking Dead, aun así siendo fieles y apegados a la fuente.

El ritmo del capítulo es bueno, aunque se toma su tiempo (68 minutos por episodio dan para eso), la música se deja escuchar pocas veces, evitando el típico efecto de "¡ahá! suena música de tensión, ahora pasará algo", los efectos están bien, aunque seguramente se pulirán para la versión final, y en definitiva, es un interesante piloto que no defraudará ni a los fans del cómic ni a los de los zombies en general.

Oh, y Rick está to bueno, chicas, o al menos, todos quieren probar un pedacito de él

Si algo he de destacar negativamente es que en su intención de sacar a todos los personajes en el primer capítulo, se han adelantado al cómic a la hora de mostrar la existencia del grupo de supervivientes y quiénes se encuentran entre ellos (por otra parte, nada sorprendente, puesto que aparecen en las promos), pero sí que tal vez han adelantado demasiado al mostrar la relación de dos personajes que en el cómic no se vislumbra hasta que Rick ya está plenamente asentado con ellos, introduciendo la tensión en ese momento. De todas formas, lo más probable es que de aquí al final de la temporada, nos tengan preparados otros momentos tensos y demás, así que no hay que darle más vueltas.

En dos días podremos ver la versión definitiva del piloto, y en una semana, la versión en castellano. Mientras tanto, para los que no lo hayáis visto, os dejo el trailer de The Walking Dead. Huele a serie de las grandes.

1 comentario:

Nu dijo...

Yo quiero un caballo.

P.D. Krilín me debe la vida, literalmente.